Llave Electrónica VS Llave de Metal

Llave Electrónica VS Llave de Metal

 

¿Se están quedando obsoletas las tradicionales llaves de metal?

Llaves de Metal

Llaves de Metal

Desde la época de los faraones, la gente ha estado utilizando llaves y cerraduras para asegurar las cosas. La llave de metal ha demostrado ser notablemente flexibles, pero a medida que los dispositivos electrónicos de cierre y bloqueo se han convertido en algo cada vez más popular y a tenor de las nuevas y exigentes demandas de seguridad, ¿estan contados los días que le quedan a las humildes llaves de metal?…pues parece que no.

 

En la anterior saga de artículos y en la nueva que estamos preparando sobre el bumping, quedaba en relieve que durante la última década la parte mas vulnerable de la cerradura ha sido la propia llave, mucha gente ha comenzado a instalar modelos de llave electrónica o llave invisible, la llave electrónica esta implantadísima en la industria del automóvil donde ha desplazado casi por completo a la llave de metal

No obstante entre los datos de robos de vehículos arrojados durante los últimos meses destacan algunos datos que muestran el aumento incontrolado de robos de ciertos modelos de vehículos como los Range Rover que tienen sistemas de encendido sin llave y que se han convertido en un blanco para los ladrones hasta el punto de que en ciudades como Londres se ha vuelto muy complicados conseguir empresa aseguradora. Si alguien es capaz de entrar en el interior del vehículo, es posible copiar su código de encendido sin llave mediante un dispositivo comprado en internet.

A primera vista parece un problema basado en la sustitución de un pequeño objeto de confianza de toda la vida por otro de alta tecnología aún por testar. Pero los problemas del Range Rover son solo “el inicio de los problemas”, según Matthew Avery, director de investigación en Thatcham, una empresa de seguridad que pone a prueba en los vehículos los estándares y las normas de seguridad europeas. El panorama general es que la mayoría de los coches nuevos quedan cerrados y bloqueadas no por una pieza de metal sino por la electrónica.

En cuanto a los problemas de robos de los Range Rover, según se argumenta  serán resueltos a través de mejoras en la tecnología. Hubo un problema similar cuando se introdujeron los primeros mandos a distancia para coches, los ladrones copiaban la frecuencia del mando para acceder al vehículo. Pero ahora los mandos a distancia son seguros gracias al uso de un código diferente cada vez que el vehículo está bloqueado y desbloqueado. Lo cierto es que todo esto esta por ver.

El próximo paso, se comenta, verá la sustitución de los llaveros por smartphone con códigos de desbloqueo.
Desde casi los albores de la civilización, desde que han existido puertas se han fabricado llaves. Se cree que las primeras se utilizaban en el antiguo Egipto y se basaban en el clásico principio del tambor de pines que todavía se usa hoy día.
Pero la mayor parte de estos progresos cayeron en el olvido durante la edad media y no fueron retomados hasta el siglo XVIII época en que el diseño de la cerradura se perfeccionó con la adición de muelles. Las llaves planas modernas que usamos hoy fueron inventadas por Linus Yale Jr. en 1861 y son en gran medida una versión actualizada de lo que los antiguos egipcios usaban hace 4.000 años.
Actualmente nos hallamos inmersos en un nuevo salto tecnológico, la era electrónica lo ha cambiado todo, así que no debe sorprender demasiado que una invención de hace varios miles de años se vuelve inservible. Pero llaves han sido notablemente flexibles hasta hoy.

Si en cambio repasamos la historia de la llave electrónica su historia es mucho mas breve, la industria del hotelera fue una de las primeras en abandonar llaves de metal. Las primeras tarjetas llave se introdujeron en un hotel en Atlanta, Estados Unidos, en 1979. Era una simple tarjeta con una serie de agujeros perforados en ella. La tarjeta llave ha sido ampliamente aceptado, pero no sólo por razones de seguridad – también reduce la electricidad desperdiciada, ya que un cliente sólo puede activar las luces al introducir la tarjeta llave en un soporte junto a la puerta – Y además permite que al personal del hotel saber cuando el huésped está en su habitación, y sobre todo, significa que la cerradura no necesita ser reemplazada si se pierde la llave (cosa habitual en hoteles).

Llave magnética por tarteta.

Llave magnética con apertura de puerta por tarjeta

En Londres, el Savoy, el Langham, el Dorchester y Claridges todos utilizan tarjetas de acceso, siendo el Ritz uno de los pocos grandes hoteles que las evita.
Dentro de muy poco incluso la tarjeta puede ser innecesaria. El año que viene huéspedes Hilton en los EE.UU. serán capaces de utilizar su smartphone como llave de su habitación (Ver Noticia).

En otras áreas, las tarjetas biométricas y las llaves electrónicas se van introduciendo en los hospitales y escuelas – y no para accesos de alta seguridad – sino para cosas cotidianas como el acceso a los armarios y cajones en salas y las taquillas para los estudiantes.
¿Será así como los sistemas keyless (sin llave) van a empezar a entrar en los hogares de las personas?

En los artículos sobre la vulnerabilidad de las llaves de gorjas mencionábamos cómo el advenimiento de la domótica y la robótica básica a los hogares (el control de funciones básicas del hogar a distancia a través de sistemas de control remoto e internet, cuyas consolas de control pueden ser ordenadores, móviles, tablets, etc..) estan revolucionando los sistemas de control y acceso.

Algunas otras funciones de llaves electrónicas:

• El control de la puerta de entrada a través de Bluetooth

• Al abrir la puerta de forma automática si el usuario está cerca

• Enviar llaves virtuales a los amigos y parientes

• Controlar a qué hora determinadas personas tienen acceso

Pero también es verdad que los ladrones se están tecnificando cada vez mas, y el acceso a la tecnología se ha popularizado y se hacen sencillo tanto para lo bueno como para lo malo.

A principios de este año Apple anunció HomeKit, un nuevo marco informático de desarrollo que permitirá a los programadores crear aplicaciones para la automatización del hogar, como el bloqueo de la puerta. En pocas palabras, ¿estamos llegando al punto de que cualquiera será capaz de fabricarse en casa sus propias llaves electrónicas?

Ya existe un producto, el August Smart Lock, que abre las puertas de la casa a través de un teléfono inteligente. El dispositivo permite que el propietario pueda dar a otras personas acceso a la casa de forma digital en momentos específicos. “Queremos ser capaces de invitar a la gente y dar acceso sin tener que hacer llaves cada vez”, ha dicho su creador Yves Behar. En el caso de un corte de energía será una llave física la que abrirá la puerta actuando como copia de seguridad.

Pero muchas personas argumentan que aunque los sistemas de entrada keyless sin llave y teléfonos inteligentes quedan muy bien en la teoría, el acceso al hogar es demasiado valioso como para confiar exclusivamente en la tecnología. Charles Arthur, un escritor de la tecnología en el periódico británico The Guardian, dice que las personas pueden estar contentas de confiar en una tarjeta llave o un teléfono inteligente para el acceso a hoteles y coches, pero que en lo que se refiere al hogar se necesita una mucho mayor sensación de seguridad, según comenta: “¿Es a prueba de fallos si hay un corte de energía? ¿que sucede si hay un incendio? ¿que pasa si dejan de funcionar? Es todo un gigantesco enredo.” E incluso si los sistemas keyless despegan en el mercado de las cerraduras para los hogares, la mayoría de las personas no viven en viviendas de nueva construcción,  lo que significa que el montaje posterior en casas antiguas de cerraduras inteligentes de alta tecnología, sería costoso y poco práctico.
Por otro lado en muchos lugares del mundo no se dispone de un smartophone o de una conexión a internet de confianza, lo que supone costes adicionales para mantener algo tan simple como es la cerradura.

Quizás un día los sistemas de accesos a través de la toma de huellas dactilares y la detección y registro de la retina puede convertirse en la norma, pero no se puede asegurar que vayan a ser mas baratos y seguros que la llave tradicional y desde luego sí serán muy probablemente mas caros y tecnológicamente complejos.

Cerradura con registro de huella dactilar

Modelo de cerradura con registro de huella dactilar

Entonces ¿es planteable forzar a las personas a cambiar cuando la gente tiende a ser extraordinariamente conservadora cuando se trata de sus hogares?

Las llaves son algo que la gente todavía asocia a solidez y seguridad. Aunque también es verdad que lo mismo se decía del dinero, los bancos y las tarjetas de crédito – especialmente del dinero virtual y la banca online – así que es posible que las actitudes cambien con el tiempo.

Por el momento la popularidad de la llave de metal permanece sin rivalidad por parte de las nuevas tecnologías. Por contrastar algunos datos en 2013 Timpsons, fabricantes de llaves, vendieron un total de 16.250.000 llaves — el mayor numero vendido jamás. El propio fundador de la compañía John Timpson comenta “Un montón de estas opciones electrónicas están muy bien hasta que uno se va de vacaciones. Pero recordar palabras claves y contraseñas es una pesadilla y no se puede superar la sencilla sencillez de una llave.”

¿Y qué hay acerca del uso y el desgaste?, entre las opiniones recabadas tenemos la de Brian Morland encargado del Museo de Historia de las Cerraduras en Bournemouth.Según sus palabras no puede imaginar un momento en que las cerraduras mecánicas no será parte de nuestra vida diaria. “Se le caen una llave al agua y está bien. Pero si se cae una llave electrónica (o smartphone) le va a causar un montón de quebraderos de cabeza.” Lo cierto es que pone el foco en una cuestión importante como es la seguridad de datos, y la fragilidad del soporte en ciertos casos, ya que todo aparato se desgasta y se rompe antes o después, siendo la solides del metal bruto mucho mas consistente que la de los circuitos electrónicos. Y al menos a día de hoy esto sigue siendo una realidad.
Por tanto no debería de sorprender la longevidad de la llave de metal. Si observamos otros objetos de la vida diaria como los clips para papeles, bicicletas y libros, perchas, mesas y sillas. La mayoría de los materiales siguen siendo los mismos. La opinión de David Edgerton, profesor de historia de Ciencia y Tecnología del King’s College en Londres no tiene desperdicio:
“Pensamos en el mundo y la tecnología como si se tratara de una continua revolución incesante de sí mismo, pero no lo es. Nosotros no vamos por ahí en mochilas propulsoras, ¿verdad?”

Los cambios son impredecibles. La llave puede estar en vías de extinción en algunas cosas. Pero para la seguridad de nuestros hogares, queda claro que todavía la gente pone la confianza en esta antigua invención egipcia…

 

Noticias Relacionadas

Las Primeras llaves de la Historia

Hilton substituye las llaves del hotel por el smartphones

Asegurar un Range Rover en Lodres se vuelve complicado

Homekit de apple explicado (Inglés)

August Smart Lock explicado (Inglés)

 

Volver

 

BDSCerrajeros, Facebook, Linkedin, Twitter, Google+

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s